Healthia Profesional News

Los welcome drinks incluyen un nuevo ingrediente en su formulación: la salud

Las bebidas para dar la bienvenida a los huéspedes después del check-in son, por norma general, el primer contacto con la oferta gastronómica del hotel. Hasta hace bien poco, lo habitual era ofrecer un cóctel (desde un ponche hasta una mezcla de licores y frutas). Sin embargo, el auge que experimenta el cuidado de la salud ha propiciado que diversos hoteles comiencen a ofrecer otras bebidas para aquellos clientes que evitan tomar azúcares añadidos o alcohol en su día a día.

El hecho de que cada vez más cadenas hoteleras se estén sumando al concepto de healthy hotel y la asunción de que los welcome drinks son, de alguna forma, la carta de presentación del establecimiento tras el primer hola en la recepción, está llevando a algunos hoteles a ofertar, además de la tradicional bebida espirituosa, la posibilidad de beber algo realmente saludable.

El objetivo es sintonizar con el cambio de hábitos que se registra en la alimentación y trasmitir una imagen corporativa saludable desde el primer sorbo. A raíz de ello, cada vez más hoteles comienzan a ofrecer a modo de aperitivo la posibilidad de tomar un cóctel con alcohol pero también una bebida con beneficios para el organismo para que sea el cliente el que finalmente elija pero, sobre todo, para trasmitir que el establecimiento está al corriente de los vientos de cambio que soplan por la nutrición y el cuidado de la salud.

Este nuevo escenario ya es una realidad en la coctelería, como constata el diario económico “Expansión” en un artículo: “En una época caracterizada por nuevos hábitos de consumo que abogan por una alimentación que concilia criterios nutricionales saludables con principios ecologistas, sin dejar de lado la satisfacción hedonista, la coctelería se enfrenta a un reto crucial. La mágica alquimia que combina bebidas espirituosas con zumos, frutas y otros elementos para gratificar paladares y espíritus debe reinventarse para no perder la sintonía con las nuevas generaciones de consumidores que prefieren los beneficios de un smoothie al calórico pelotazo del dry martini”.

Por este motivo, algunos hoteles se están posicionando en este segmento y comienzan a agasajar a sus huéspedes, además de con los tradicionales cócteles de bienvenida, con bebidas fermentadas como la kombucha (en el restaurante Noma de Copenhague, considerado durante años el mejor del mundo, ya se usaba para maridar algunos platos), pero también con infusiones antioxidantes y bebidas con beneficios probióticos. Otras bebidas saludables que comienzan a aparecer son: sandía prensada con agua de albahaca; aguas aromatizadas con hierbas aromáticas o frutas frescas; mocktails de manzana con hojas de menta y hielo picado; agua de limón y pepino; mojitos de piña sin alcohol y sin azúcares añadidos; zumos naturales; aguas selectas, etc. Cabe recordar que, según el estudio “La nueva comanda”, elaborado por Nielsen, durante el año 2017 el consumo de agua creció un 8% en la restauración, muy por encima de las bebidas alcohólicas, cuyo consumo sigue en retroceso.

En cualquier caso, según Healthia Certification, el primer y único sello de alimentación saludable dirigido al sector turístico, es importante que realmente sean bebidas saludables, en tanto muchos néctares y bebidas a base de frutas, por ejemplo, contienen azúcares añadidos, algo también habitual en el té embotellado (algunas botellas de 250 mililitros contienen 27,5g de azúcar para enmascarar su sabor amargo).

Healthy food certification in excellent hotels