Healthia Profesional News

El vegetarianismo, una oportunidad de negocio para los hoteles

El aumento del número de huéspedes que se declaran vegetarianos o veganos, unido a la pasión que despiertan los alimentos frescos y saludables, está llevando a que este tipo de cocina sea cada vez más atractiva para todos los públicos. De hecho, el auge del vegetarianismo está motivando que la industria alimentaria (restaurantes especializados que se convierten en locales de moda, supermercados que incluyen cada vez más el sello “vegan”, la “V-Label” o cualquier otra leyenda que identifique al producto como 100% vegetal, etc.) se esté aprovechando de la connotación saludable que envuelve a las propuestas “verdes” para atraer también a curiosos de fin de semana y a turistas.

Según el informe “Nuevas tendencias alimentarias a nivel mundial. ¿Han cambiado nuestros hábitos alimentarios?” hecho público por Ipsos en noviembre de 2018, mientras las personas mayores de 35 años continúan siendo más propensas a ser omnívoras, los menores de esta edad (muy especialmente, las mujeres) tienden cada vez más a seguir una dieta sin carne.

En conjunto, uno de cada cinco españoles (20%) afirma seguir una dieta vegetariana, vegana, flexitariana o pescetariana, propuestas todas ellas caracterizadas por la exclusión de productos de origen cárnico, salvo en el caso de los flexivegetarianos, que admiten consumirlos de forma ocasional.

“Además, el animalismo como opción casi mainstream es otro factor que está ayudando a dar más peso a esta corriente…lo cual se traduce en un mayor respeto global hacia estas opciones”, añade el informe que Ipsos ha llevado a cabo en 28 países del mundo a partir de 20.793 entrevistas.

Según esta investigación, detrás de las nuevas tendencias alimentarias hay motivos de diversa índole. Así, los flexitarianos tienden a provenir de motivaciones ligadas a la salud y al control del peso, mientras que los veggies son más jóvenes y tienen un claro punto ideológico de respeto animal, sin olvidar el factor de sostenibilidad medioambiental. Por lo demás, los españoles interesados por la comida vegetariana en dos terceras partes son mujeres, además de vivir en grandes ciudades, aunque la investigación de Ipsos destaca que el vegetarianismo ya no es algo propio de Barcelona o Madrid, en tanto el 48% de este colectivo reside en poblaciones de menos de 100.000 habitantes.

Por este cúmulo de factores, los hoteles tienen una excelente oportunidad para ofrecer a sus huéspedes propuestas gastronómicas alineadas con este sector en auge ya que, en caso de no hacerlo, los huéspedes tienden a buscar fuera del establecimiento lo que no encuentran dentro.

A diferencia de lo que ocurría hace unos años, cuando este tipo de restaurantes se focalizaba en los iniciados, en el momento presente un público cada vez más heterogéneo (con una creciente presencia de turistas) se decanta por la gastronomía vegetariana, aunque algunas investigaciones precisan que solamente la mitad de los clientes que frecuentan estos locales son vegetarianos estrictos.

Según el estudio “The Green Revolution”, de la consultora Lantern, los restaurantes veganos y vegetarianos en España se han doblado en cinco años, desde los 353 de 2011 a los 703 en 2016. Una cifra que podría ser mucho mayor, según la guía The Happy Cow, si se incluye también a los restaurantes y hoteles que incorporan ofertas de este tipo en su carta (en total, más de 1.200 locales en España, solo en las 15 primeras ciudades españolas).

Por otra parte, según informa el rotativo británico The Guardian, haciéndose eco de un informe de la cadena de supermercados Waitrose, uno de cada ocho británicos es ahora vegetariano o vegano, mientras que un 21% adicional afirma ser flexitariano (es decir, sigue una dieta eminentemente vegetal que complementa ocasionalmente con carne), lo que significa que casi un tercio de los consumidores del Reino Unido han reducido deliberadamente la cantidad de carne que consumen en su día a día o la han eliminado por completo de su dieta. Cifras parecidas comienzan a registrase en muchos países.

Pero el auge de la comida vegetariana no responde únicamente a razones sociales y medioambientales, sino que también se explica por una cocina cada vez más atractiva para todos los públicos con un recetario que no deja de crecer (tallarines de verduras; hamburguesas de setas, espárragos trigueros y aguacate; croquetas de espinacas; timbal fresco de quinua, etc.)

Bajo el paraguas de la comida sana, un número creciente de hoteles de todo el mundo están jugando sus cartas para incluir recetarios específicos cada vez más atrayentes, así como para situarse a la vanguardia de la nutrición con propuestas vegetales que permiten a los clientes seguir cuidándose durante su estancia.

Healthy food certification in excellent hotels