Healthia Hotels

Healthia Profesional News

¿Es legal en España cocinar con cannabis, la gran tendencia de EE.UU.?

Los alimentos y bebidas con infusión de cannabis están siendo la principal tendencia de este año en los Estados Unidos, según la encuesta “What´s Hot” que impulsa la National Restaurant Association. Pero…¿qué dispone la legislación española?

A lo largo del año 2019, muchos medios de comunicación se han hecho eco de la nueva tendencia de ingerir alimentos y bebidas con cannabidiol o CBD, uno de los dos componentes más importantes del cannabis. De hecho, cada vez son más los chefs que experimentan en la alta cocina con esta planta, caso, por ejemplo, de Laurent Quenioux, un cocinero que ha empezado a tratarla como un ingrediente más, no muy diferente, según afirma este cocinero francés formado en Biarritz que triunfa en Los Ángeles (Estados Unidos), al tomillo.

En un artículo publicado en Scientific American, el referido chef explica: “No pretendo discutir si el cannabis es bueno o malo. Pero como chef puedo asegurar que su perfil de sabor es único y debería ser disfrutado por el paladar”. Quenioux compara el gusto del cannabis a la savia de pino, con un ligero toque de lima, aludiendo también a su parecido con una resina aromática denominada almáciga o mastika que produce un árbol mediterráneo típico de Grecia y con la que se elabora un licor que acompaña a menudo a postres de almendra. Hasta ahora, el chef ha creado dos cenas completas a base de cannabis, que incluyen toda la planta o solo algunas de sus partes, usando técnicas como la infusión con diferentes aceites.

La creciente popularidad del CBD (según la revista Forbes, se espera que el mercado alcance los 1.800 millones de euros para 2020, lo que supone un crecimiento del 700%) ha obligado a los científicos a tener que pronunciarse sobre este componente del cannabis. En su reunión de noviembre de 2017, el Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud en Farmacodependencia concluyó que “en estado puro, el cannabidiol no parece ser nocivo”, aunque tampoco recomendó su uso. “Por consiguiente, su producción y suministro –alerta el comunicado de la OMS– no están sujetos a controles internacionales estrictos, pero su situación legal en los países es decisión de los legisladores nacionales. Algunos países han suavizado sus reglamentaciones sobre el cannabidiol, considerando que los productos que lo contienen son productos médicos. Entre ello se encuentran Australia, Canadá, Suiza, el Reino Unidos y los Estados Unidos de América”, pone de ejemplo el comunicado.

Hay que recordar que las plantas de cannabis tienen más de 200 compuestos, siendo el más importante el tetrahidrocannabinol o THC (la sustancia responsable del efecto euforizante o mareante del cannabis) y el cannabidiol o CBD que, a diferencia del primero, ni coloca ni provoca adicción, según señalan algunos estudios.

Dado que el uso del CBD parece estar creciendo no solo en Estados Unidos (donde chefs como Monica Lo o Andrea Drummer lideran la revolución de la cocina cannábica) sino también en otros países, Healthia Certification cree oportuno dar a conocer la legislación española en relación al uso del cáñamo y de los cannabinoides en la alimentación.

Según recuerda en un comunicado fechado el 25 de marzo de 2019 la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), “respecto a los alimentos derivados del cáñamo autorizados para ser comercializados en la Unión Europea, sólo presentan historial de consumo seguro y significativo aquellos procedentes exclusivamente de las semillas del cáñamo, por ejemplo aceite, proteína de cáñamo, harina de cáñamo, y siempre y cuando sean variedades de Cannabis sativa L. con contenido en tetrahidrocanabinol por debajo del 0,2%”.

Justo a continuación AESAN añade: “Con respecto a los cannabinoides: tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD), cannabigerol (CBG) y otros, utilizados como tales o para ser adicionados, por ejemplo, a un aceite, independientemente de que su origen sea natural o sintético, así como los extractos y resto de partes de la planta Cannabis sativa L. (flores, hojas y tallos) se consideran nuevos alimentos ya que no se ha podido demostrar historial de consumo significativo ni seguro en la Unión Europea antes del 15 de mayo de 1997”.

Esto supone que la empresa que quiera comercializar partes y extractos distintos a las semillas, deberá solicitar a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que evalúe el riesgo asociado a su consumo, determinando si es seguro o no.

Por este motivo, “la comercialización de un producto con estos ingredientes no está autorizada en la Unión Europea, por lo que no se podría aplicar el principio de reconocimiento mutuo para justificar la misma”.

El comunicado de AESAN, acaba remitiendo a los particulares o empresas interesadas en obtener más información sobre la situación del Cannabis sativa y los cannabinoides   a consultar el catálogo público de nuevos alimentos de la Comisión Europea.

En resumen, actualmente en la Unión Europea se pueden usar las semillas y sus derivados (aceite, harinas, etc.) de las plantas que no excedan el 0,2% de TDH, pero no las flores, hojas, tallos ni sus extractos, independientemente de su contenido en TDH. Así pues, si estás pensando en usar cannabis en tus platos para sumarte a esta tendencia que triunfa en EE.UU., no olvides que, a día de hoy, este uso se debe limitar exclusivamente a las semillas de cáñamo y sus derivados.

¿You want to be
a Healthia hotel?

Fill the form and
our team will
contact you