Healthia Professional News

Cómo escoger la mejor bebida vegetal para tu hotel

El auge del vegetarianismo está motivando que las bebidas vegetales (las hay de avena, almendra, avellana, soja, coco, arroz, nueces, avellanas, chufa, quinua, semillas de calabaza, alpiste, sésamo, cáñamo, castañas, espelta, garbanzos, lentejas…) acaparen cada vez mayor protagonismo en la despensa de los hoteles.

Se trata de una alternativa interesante para los huéspedes que no pueden (por tener intolerancia a la lactosa o alergia a la leche, por ejemplo) o no quieren (por motivos éticos relacionados con el bienestar animal) consumir lácteos. Tal vez ello explique el trasvase de consumidores de la leche animal a la bebida vegetal. Un dato: según un informe de la Fundación Española de la Nutrición, la leche tradicional registra desde el año 2014 un retroceso en el consumo del orden del 3% anual. La pregunta es: ¿qué criterios dietéticos-nutricionales hay que hacer valer en los hoteles a la hora de aprovisionarse de una buena bebida vegetal?

A diferencia de la leche de vaca, cuya composición es bastante homogénea (con independencia de la marca de la que se trate), las bebidas vegetales pueden llegar a variar considerablemente de unas a otras.

Porcentaje de materia prima

Si se trata de elegir una buena bebida vegetal, el porcentaje de materia prima es un dato a tener siempre en cuenta, que puede consultarse en el etiquetado: lo ideal es que acrediten, como mínimo, un 8% de materia prima (arroz, soja, avena, etc.), si bien algunas marcas restringen esta cantidad al 2%. Asimismo, algunas bebidas vegetales se presentan como “bajas en grasa” o “bajas en kilocalorías” a fuerza de añadir agua, algo que debe ser tenido en cuenta.

Azúcar añadido

Más importante todavía, es la cantidad de azúcar añadido que incorporan las bebidas vegetales. Lo recomendable es que su contenido sea inferior a 5g/100ml (el contenido en lactosa de la leche). Las que más se apartan de esta composición son las bebidas vegetales con sabor a vainilla, así como las chocolateadas, cuya composición puede situarse en torno a los 9 y 12 gramos de azúcar por cada 100 mililitros.

Aceite vegetal

Otro dato a tener en cuenta es que muchas bebidas vegetales, especialmente las de cereales,  adicionan algo de aceite vegetal (por ejemplo, de girasol, ya que su sabor es bastante neutro) para ganar algo de cuerpo. Mientras que la cantidad de aceite de girasol no sea desmedida (es decir, mientras se sitúe entre el 1 y el 2%) no hay motivo para descartar a ninguna marca por este hecho.

Calcio y vitamina D

Finalmente, puede ser interesante en términos de salud que la bebida vegetal esté enriquecida con calcio, pues ninguno de sus ingredientes lo tiene en cantidades destacadas, por lo que es interesante que la bebida vegetal elegida esté enriquecida con un mínimo de 120 mg de calcio por cada 100 mililitros. Si además la bebida vegetal está enriquecida con vitamina D, mejor que mejor.

Macronutrientes

Por otro lado, cada bebida vegetal proporciona una cantidad diferente de macronutrientes en función de su origen. Las bebidas hechas a base de cereales (avena, arroz, etc.), por ejemplo, proporcionan una mayor cantidad de hidratos de carbono. Es conveniente saber que se desaconseja a los bebés y niños pequeños tomar bebidas de arroz, sobre todo cuando se elaboran con arroz integral, por el posible contenido de arsénico de la cáscara del grano. En cambio esta advertencia no se extiende a los adultos. De otra parte, cuando las bebidas vegetales están hechas a base de legumbres (caso de la soja), se incrementa el aporte de proteínas, mientras que si proceden de los frutos secos (avellanas, almendras, etc.) su contenido en grasas resulta algo mayor.

Otros nutrientes de interés

Falta por decir que, desde un punto de vista nutricional, las bebidas vegetales que más se asemejan a la leche de vaca son las bebidas de soja, especialmente cuando están enriquecidas con calcio y vitamina D. Del mismo modo que la leche, contiene micronutrientes para nuestros huesos y músculos, como el fósforo y el potasio, además de antioxidantes, como el selenio y el zinc.

Conclusión

Cada vez más huéspedes solicitan bebidas vegetales en los hoteles. Previsiblemente, esta tendencia irá en aumento en el futuro con el auge del vegetarianismo.  Más allá del sabor preferido de la persona que se aloja en el establecimiento (la bebida vegetal de arroz tiene un sabor más dulce que la de soja, por ejemplo), si se trata de velar por la salud del huésped lo ideal es decantarse por bebidas vegetales que contengan una cantidad de azúcar similar a la de la leche (5g por 100ml) y que, a ser posible, estén enriquecidas con calcio y vitamina D. Asimismo, antes de aprovisionar la despensa del hotel, es bueno saber que, según un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios, la cantidad de materia prima que incorporan las bebidas vegetales puede oscilar entre el 2 y el 16%, en función de la marca.

Healthy food certification in excellent hotels